22/05/2019
Pequeñas reformas para transformar tu casa

Son los pequeños detalles los que marcan la diferencia. Y en nuestros hogares ¡no iba a ser menos! Por eso, os proponemos una serie de pequeñas reformas que no implican mucho tiempo ni mucho presupuesto llevarlas a cabo pero que le darán un aspecto más fresco a tu casa.

1. Pintar siempre es una buena opción

Uno de los cambio que más se notan es pintar las paredes de la vivienda. Lo recomendable es siempre pintar de colores neutros en el caso de que quieras estar mucho tiempo sin volver a pintarlas. Si lo tuyo son las manualidades y te encanta pintar, ¡adelante con tu creatividad! Pintar una de las paredes de la estancia en otro color, incluso el propio techo, puede darle mucha vida y personalidad a tu hogar. Eso sí, para que parezca mucho más actual, te recomendamos alisar las paredes en el caso de tener gotelé.

2.  Añade un toque de color

Introducir pequeños detalles en nuestra vivienda puede hacer que tu hogar dé un cambio sustancial. Incluye cojines, cuadros, lámparas, plantas… artículos de decoración que puedan personalizar tu hogar y hacerlo más acogedor. Te aconsejamos que sean de los colores de la temporada como el millennial pink, el teja o los ocres.

3.  Diana al blanco

Si tienes varios muebles de madera, lo que puedes hacer para renovarlos es pintarlos de blanco, de esta manera parecerá que son nuevos. Sillas, mesas, estanterías… ¡todo vale para que tu casa parezca otra!

4.  Si no tienes tiempo ¡cámbialo!

Si la pintura no es lo tuyo o no cuentas con el suficiente tiempo, puedes cambiarlo. Por ejemplo, algunas puertas son muy sencillas de cambiar, no te hará falta la ayuda de un especialista. Y si las jambas son en otro color píntalas del mismo tono que las nuevas puertas.

5. No te olvides de la cocina

La cocina, en ocasiones, puede ser uno de los lugares de los que más nos olvidamos a la hora de reformar, ya que requiere de un mayor presupuesto y tiempo para ello. Sin embargo, si nos centramos en ciertos aspectos como la encimera o las puertas, puede suponer un cambio sustancial.

Una cocina con los muebles en blanco.

6. Tapa lo antiguo

No nos referimos a las cosas antiguas que estén en buen estado, sino precisamente a lo que no hemos podido cambiar. Por ejemplo, si tienes unas ventanas muy antiguas, puedes introducir unas cortinas nuevas que renovarán el ambiente de la estancia.

¿Te has dado cuenta que con poco se puede hacer mucho? Crear la ambientación ideal para tu hogar es más sencillo de lo que parece.

¡Cuéntanos tus trucos y reformas con los que convertiste tu casa en tu hogar!